foto por Eirik Rye

21 abr. 2012

Poemas de Adelaide

Adelaide Bourgeois nació en Toulouse el 30 de Abril de 1996, y vivió en distintas localidades argentinas desde los cuatro años. Se quitó la vida en la ciudad de Rosario, el día de su cumpleaños número quince. Le guardé estos poemas.

XVII

Diecisiete vueltas y se acaba el mundo.
Vinieron los perros
con un pájaro en los dientes
a anunciar la muerte de las cosas por nacer,
y Adelita se consume debajo de la espuma.

Son sus manos esgrimiendo las gotitas del horror,
son sus ojos escarchados en la aridez de las palabras.
Hay un animal floreciendo de Adelita.

Adelita no quiere que mamá se vaya
Adelita no quiere que mamá se muera
Adelita no quiere que la vida la arrastre por los pies 
y la entierre de la carne que nunca vamos a vestir
¡Adelita!

Vamos juntas a envolver al mundo
para que no haga tanto ruido.

Morón, 2010.




XXIII

Esta noche,
sumergida de cabeza hasta los dientes en la sobremesa del espanto,
arañando a los fantasmas de la inocencia que perdí,
la niña que purgó el delirio es ahora
la resina oleaginosa que se pega al paladar
y así empieza la muerte,
con el cuerpo necrosado en taller de orfebrería
a tapar los aujeritos porque se filtró el alma
y hay que aprender a conservar la curvatura.

La niña languidece
con las manos enterradas 
en la dicotomía del pájaro-academia.
Han construido la coraza de la tierra
donde dijo la palabra corazón
y se miró los pies
hundidos en la fiebre del destino.
El destino es el silencio entre las dos.

Estoy sentada en la delgadez del poema que no termina de decirse.
A mi consciencia le quedan pulcritudes adosadas al dolor.
La niña está desnuda
con las uñas percutiendo en el olvido.

Flores, 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario