foto por Eirik Rye

4 mar. 2011

Las escaleras son todo menos el paso al Infierno

No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros - Jean Paul Sartre

Ya corre hacia la nada, ya hasta casi la acaricia, le va sintiendo el sabor, pero entonces lo ensordece de repente el peso de la existencia. ¿Cómo? Unos instantes más y ya está roto, ya se rinde ante el sonido virgen, limpio, que sale ahora de su boca, porque era eso, en efecto, una boca, como todas las demás bocas que yacían bajo la impía fluorescencia de los muros y las sábanas. Y los ojos, cómo lo buscan los ojos ajenos, así se llaman: ojos, y hay un par por persona, un par es dos, dos es un algo y otro algo igual, cero es nada, ¿dónde está el cero? Ya no tiene dudas: se ha encontrado, otra vez, con el mundo. Pero no, no, ha muerto y no es eso más que otro heterónimo de fin, ¿cómo puede ser que la vida le siga pesando? De improviso se siente y sin darse cuenta hasta llega a reconocerse. La incertidumbre es algo que ama, ya se empeñan en callarla sin piedad, y no quiere llenarse de ese código distinto. Con el tiempo le van respondiendo preguntas que no recuerda haber formulado: con que eso es un color, a esto se le llama silla y eso de allá es una mujer. También hay libros y cuervos y novias y estanques y ombligos y bocas y ojos. ¿Y la muerte? No, hay ciertas cosas sobre las que no necesita escuchar. Si, al fin y al cabo, por nutrirse de ellas está allí. Pero aprende, porque es en ese lugar de difícil acceder el olvido. Allí no hay tristezas sino armas, no hay desesperanzas sino trenes, no hay sueños rotos sino ocho pisos. Y así, consigo y todas sus heridas, mientras sus dos mitades desean una muerte distinta, quizás más sencilla, más cerca de sus dedos, se va dejando convencer por ese almita humana llena de mundos por vivir que ahora lo empuja, lo empuja y le gana. Pobrecilla, aun no sabe: cuando el fin saboree sus sesos, y se llene su pensar de la añoranza del olvido, le dará paso a otro, y luego a otro, y a otro, y a otro, y a otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario